Revelaciones
La serie “Revelaciones”, producida originalmente para Film&Arts, propone detener la mirada en aquellas obras que tienen la capacidad de articular múltiples sentidos. Cada capítulo de esta serie toma una obra pictórica en particular y hace un análisis de la misma a partir de investigaciones especiales hechas por historiadores del arte. Este relato se entrelaza con la mirada de los artistas contemporáneos que han revisitado la obra, especialistas en conservación, coleccionistas, críticos y público del museo.
Esta temporada de “Revelaciones” esta dedicada a cinco obras maestras de artistas argentinos de los siglos 19 y 20: Sívori, De La Cárcova, Cándido López, Maldonado y Aizenberg.

EL DESPERTAR DE LA CRIADA, DE EDUARDO SÍVORI
Un joven pintor envía desde Europa un desnudo que muestra a una trabajadora doméstica en su cuarto por la mañana, al levantarse. El cuadro ha sido aceptado en el salón de París de ese año, 1877. Pero cuando es expuesto en Buenos Aires se produce un escándalo. La crítica no puede entender cómo “un pintor que se ve que sabe pintar, elige temas tan asquerosos”. La historia de esta obra habla, entre otras cosas, del cambio en las representaciones del cuerpo femenino, del poder intemporal de algunas imágenes y de la particular importancia que pueden tener algunas decisiones en la vida de un artista.

COMPOSICIÓN, DE TOMÁS MALDONADO
Los artistas concretos encontrarán en las formas geométricas una belleza revolucionaria, capaz de de romper con los límites impuestos por el arte figurativo y transformar la vida del hombre moderno. Este cuadro de 1950 representa de muchas formas ese objetivo. Su autor, Tomás Maldonado irá desarrollando inexorablemente sus ideas hasta el punto de viajar a Europa, convertirse en uno de los directores de la paradigmática escuela de diseño de Ulm en Alemania y abandonar la pintura. Luego de publicar más de 10 libros sobre temas de la comunicación visual y con una destacada carrera académica internacional, a los 80 años, Maldonado vuelve a pintar.

EPISODIOS DE LA GUERRA, DE CÁNDIDO LOPEZ
En la cultura del siglo 19 un inválido que pinta es un prodigio, un fenómeno. Es parte de la cultura del espectáculo ir a ver estos fenómenos. Se llenan los teatros. En 1885 el Centro Industrial Argentino y el Club Gimnasia y Esgrima patrocinan al pintor Cándido López. En un salón del club se exponen 29 cuadros que muestran “batallas, campamentos y episodios de la guerra del Paraguay”. ¿Qué hace que su pintura sea tan atractiva para el público y los pintores contemporáneos?, ¿Cómo logra su punto de vista sobre el terreno?, ¿Qué vió Cándido en la guerra?

PADRE E HIJO CONTEMPLANDO LA SOMBRA DE UN DÍA, DE ROBERTO AIZENBERG
Padre e hijo... pertenece a una serie que se prolongó durante cerca de diez años. Una imagen recurrente a la que Aizenberg volvió una y otra vez con variaciones en los misteriosos paisajes a los que enfrentaba a las dos figuras de espaldas.
Cecilio Madanes en 1963 publicó esta breve nota en un diario:“Ese domingo de lluvia, volví al Museo. Vi colocado sobre un caballete a la entrada sobre la derecha, un cuadro. Lo vi y tuve una rara impresión. Una mezcla de admiración y de miedo. Esa tela a pesar de ser tan pequeña me había herido. Ese cielo tan azul, tan transparente; esa tierra marrón resquebrajada, sin nada ni nadie; ese muro sólido que separaba totalmente a ese padre y a ese hijo de espaldas y tomados de la mano, me hacían pensar... Estamos expuestos a perder todo y encontrarnos un día sin nada!!!
Ese padre y ese hijo, ese cielo y esa tierra, eran una advertencia, una señal de lo que podría suceder sin amor, sin tolerancia, sin solidaridad, sin comprensión humana.
Pocas veces vi en un cuadro tanta nobleza, tanta pureza, tanta sensibilidad y tanta verdad.”

SIN PAN Y SIN TRABAJO, DE ERNESTO DE LA CÁRCOVA
Esta gran obra consagra inmediatamente a su autor apenas regresa de su viaje de estudios a Europa.
Información
Título original
El Despertar de la Criada, de Eduardo Sívori
Género